UN SINIESTRO TOTAL NO SIEMPRE ES UN CASO PERDIDO

LA JUSTICIA AMPARA A LOS USUARIOS

 

Siempre que la diferencia entre el valor del vehículo y el de la reparación no sea desorbitada, el dueño del vehículo puede reclamar que se le arregle y la aseguradora debe pagarlo… Existen muchas sentencias a favor en estos casos. Lo importante es que el conductor es el perjudicado y como tal debe ser resarcido del daño recibido. En estos casos entra en juego el convenio de autos para daños materiales. La aseguradora del perjudicado perita el vehículo y en muchas ocasiones, decide declararlo como siniestro total, ante la sorpresa y descontento de su propio asegurado. Tal y como están destacando las compañías, los juzgados se ponen de parte del asegurado, siendo ya muchas las sentencias ganadas en casos como estos.

UN SINIESTRO TOTAL NO SIEMPRE ES UN CASO PERDIDO